Debido a la emergencia sanitaria (COVID-19), en los últimos meses ha sido tendencia el interés de las personas por temas relacionados con la salud y enfocados en la protección del cuerpo contra virus y bacterias, integrando así nuevos hábitos en bioseguridad como un nuevo comportamiento social. De por sí, hay bastante sensibilización sobre estas medidas de seguridad externas presentadas como un factor protectivo contra el contagio de virus y bacterias, sin embargo, es importante iniciar un fortalecimiento natural de nuestro sistema inmune, que si bien, no nos exime de los contagios, sí podría reducir el porcentaje de casos críticos.

 

¿Sabes que es el sistema inmunológico?

Es nuestra defensa natural que reconoce y protege al organismo contra   agentes patógenos, sustancias inertes y células propias alteradas o modificadas.

Varios estudios demuestran que la actividad física, el estado de ánimo y la alimentación tienen efectos que influyen directamente en el rendimiento positivo del sistema inmune.

 

Sabías que el ejercicio Fitness ayuda al fortalecimiento del sistema inmune?

 

El ejercicio activa todas las funciones del cuerpo y será efectivo siempre y cuando la duración, frecuencia e intensidad sea leve y/o moderada, ya que esto influye positivamente en la respuesta del sistema inmune porque genera cambio en los leucocitos, disminución del cortisol y mantiene las vías respiratorias limpias.

 

En la actualidad contamos con una variedad de videos de ejercicios en medios de comunicación y diversas plataformas Online como YouTube, Google, Instagram, Facebook, entre otros que bien facilitan el acceso de la información e incentivan la práctica de la actividad física pero no siempre cumplen con objetivos individuales o saludables porque muchos ofrecen entrenamientos intensidad excesiva y pueden tener un efecto contrario al deseado y llevar al sobreentrenamiento que causa fatiga física e inflamación que puede disminuir el rendimiento inmunológico.

En la medida de lo posible, la mejor opción para conseguir los objetivos deseados siempre será asesoría personalizada por algún experto en las ciencias de la salud o el deporte. Si esta opción no es posible para ti pero quieres dar el primer paso con el fin de cambiar tu estilo de vida, toma la decisión, mantenla e intenta seguir estas sencillas recomendaciones antes de continuar con tu rutina.

 

  1. No sobrepasar intensidad moderada: Conoce tu Frecuencia cardiaca máxima (FCM) por medio de Pulsómetro que te ayudara a monitorear tu entrenamiento y llevarlo a intensidades deseadas y seguras. Si estas iniciando tu entrenamiento, se sugiere iniciar tu entrenamiento entre los 40% a 50% de FCM e ir progresando semanalmente y no sobrepasar el entrenamiento más del 70% FCM.
  2. Progresión y tipo de ejercicio: Si estas empezando con la actividad, inicia con caminatas suaves y no te sobreesfuerces, recuerda que estamos en un periodo de inactividad y tu cuerpo se tiene que adaptar de nuevo al movimiento.
  3. Progresión días semanales: Inicia con 3 días a la semana y llévalo de forma progresiva hasta 5 días por semana, recuerda que el tiempo de descanso y reposo es importante para conseguir tus objetivos de entrenamiento
  4. Progresión en tiempos de actividad: Para que se den los efectos fisiológicos, se recomienda realizar actividad entre 30 a 60 y para conseguirlo puedes disminuir la intensidad para mantener y/o aumentar el tiempo de entrenamiento de la actividad.

 

  1. En la medida de los posible evita la actividad fuerte: En lugares como en Países Bajos durante la emergencia sanitaria se sugirió omitir el entrenamiento pesado, como el entrenamiento en intervalos y en bloque, para no sobrecargar el sistema inmune

 

  1. Practica Yoga: Los beneficios del Yoga están relacionadas a reducir hormonas como el cortisol, ejercicios respiratorios y estimulación del sistema linfático esto mejora el sistema inmune.

 

  1. Si tienes una patología de base consulta siempre con tu médico.

 

Participa:

¿Qué experiencias positivas y negativas has experimentado con el ejercicio físico?

¿El ejercicio te ha ayudado en tu salud?

¿Has practicado Yoga?

¿Cuentas con un dispositivo para monitorear el ejercicio?

 

Referencias